Pon una Wedding Planner en tu vida.

 In Bodas

wedding-planner

Las Wedding Planners son las “hadas madrinas del siglo XXI”, esa que siempre soñaste que tendrías, pues ya están aquí.

Dar el “Si quiero” es uno de los momentos más mágicos para cualquier pareja, pero también es verdad que toda boda lleva trabajo…  ¡Y mucho!

Una Wedding Planner es alguien que os asesora y ayuda con el diseño, organización y planificación de vuestra boda, respetando vuestro estilo y las necesidades que tiene cada pareja. También es alguien en quien puedes delegar todos los aspectos de tu boda. La principal tarea de una Wedding Planner es saber escuchar, entender qué boda queréis y guiaros para hacerla realidad.

Además queridos novios, otra de las grandes ventajas que supone contratar una Wedding Planner es ahorro de tiempo porque todo fluye mucho más rápido y eficaz, ya que conoce el mercado y puede adaptarse a vuestro presupuesto y, por último, pero no menos importante os  olvidareis  de las discusiones de pareja y  con familiares.

La Wedding Planner también hace mucho trabajo en la sombra, llamadas, mails, reuniones, cuadres de presupuestos, búsqueda de inspiración, de proveedores, pruebas de impresión… No todo son lacitos, recortables y manualidades. Es un trabajo multitarea que requiere dedicación y esfuerzo, por eso existe y cada vez se hace más imprescindible.

                decoracion-de-bodaorganizacion-de-boda

Una Wedding Planner está al otro lado del teléfono o el ordenador cuando las necesitas, para dar soluciones a cualquier duda que se te pueda plantear. No sólo os acompaña en los preparativos, también lleva a cabo todas las tareas que los novios no podrán desempeñar el día de su boda. Llegado el gran día, ella será la encargada de que  todo se coordine a la perfección: la Iglesia, el catering, las fotos, la llegada de los invitados, el protocolo.

 La Wedding Planner está presente el día de la boda, sin hacerse notar, pero llevando de manera estricta el guión  acordado con los novios, sabiendo minuto a minuto lo que está pasando y lo que tiene que pasar, adelantándose a cualquier cosa que pueda ocurrir. Su misión será que todo esté a punto para que no tengas que preocuparte de nada, ve el futuro y se adelanta al siguiente paso para que esté todo listo antes de que lleguéis o lleguen vuestros invitados y tu boda sea simplemente ¡perfecta!

Pero… ¿Qué sucede si no lo hago? 

Pues probablemente queridos novios tendréis que cargar con  toda la responsabilidad del gran día, teniendo en cuenta que si tenéis una agenda apretada deberéis  hacer hueco para: Organización de boda, contactar con proveedores, visitar lugares, reuniones, decidir cómo queréis y donde colocáis  la decoración, entre otras cosas. Todo esto sin contar que al estar a punto de dar este gran paso, se suman nervios, agobios, preocupaciones, ansiedad, cambios de humor, etc. Por lo que  os privareis de  disfrutar y divertíos organizando vuestro día especial.

Otro de los conflictos que pueden  surgir no contar con una Wedding Planner es no tener soluciones o el llamado “plan b” tras la aparición de imprevistos lo que puede causar que tu boda no salga como esperabas.

Así que ¡Déjate de dudas! Y ponte en manos de una profesional

No te arrepentirás 🙂

Es vuestro día, tenéis que disfrutar!!

invitaciones-de-boda